lunes, 5 de mayo de 2014

Un Órbigo de poco movimiento

Una jornada nueva de esta temporada, esta vez decidimos visitar el Órbigo. Ya con los caudales de los ríos leoneses más bajos elegimos este río; caudal perfecto incluso algo bajo y unas aguas muy trasparentes.



Llegamos prontito al río,sobre las 8:30 am. Nos preparamos y desayunamos un cafecito y unos bollos viendo despertar este río que tantas buenas jornadas nos ha dado. Empezamos en la mitad del coto y decidimos pescar aguas abajo buscando corrientes, chorros y engañar a alguna amiga. Un par de revolcones y eso fue lo que conseguimos en este primer tramo de día. Con esto fuimos a almorzar y reponer fuerzas. Y después subimos aguas arriba y al poco engañamos a la primera, no muy grande pero peleona.


Ya con esto eran mas alentadores los ánimos ya que muy poco movimiento había. Al poco apareció la guardería para pedirnos permisos y documentación, y nos formularon una encuesta sobre modalidad de pesca y demás. Charlando con ellos, nos comentaban que el río había venido muy desbordado y este no había bajado progresivamente, si no muy de golpe. De ahí deducimos el poco movimiento ya que las truchas estarían muy extrañadas pues en una semana de bajar 45 m3 a bajar unos escasos 9 m3. Seguimos pescando y al poco otra se dejaba engañar esta ya era de un buen tamaño.


Se puede observar en la parte superior de esta última trucha un claro picotazo por parte de algún animal. Ya mucho más animados seguíamos pescando, varios toques y alguna truchina pequeña se dejaba clavar. Ya en un pozo con bastante corriente y profundo tras varias varadas y meter bien abajo las ninfas, clavábamos otra de buen tamaño también.


Con esto decimos ir a comer y aprovechar para descansar y intercambiar impresiones. Después de comer nos pusimos al lío otra vez. Observando las tablas esperamos algo de eclosión ya que el día era perfecto de temperatura pero nada de movimiento en superficie, nada más que alguna efémera dispersa, seguimos por tanto pescando a ninfa.


Después de innumerables varadas engañamos a un par de ellas más, del mismo porte que las anteriores más o menos y a partir de ahí se acabó, no se movieron nada más en las últimas dos horas.


Con esto dimos por zanjada la jornada, nos cambiamos y a merendar. La reflexión sobre esta jornada es una jornada como dice el titulo, de poco movimiento. Fueron escasos los ratos que se las pudo ver, seguramente con el cambio de caudal tan brutal las truchas lo notan mucho y hasta que no este unos días estable supongo que estarán de esta guisa. Lo importante es que pasamos un buen día y las risas no faltaron. Un saludo a todos.

8 comentarios:

  1. Preciosas truchas, si señor. Haber si mueven más las próximas jornadas. Vaya con los cormoranes, estan por todas partes. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jose. Esperemos que se muevan mas la suiguiente vez.Un saludo.

      Eliminar
  2. Los cambios bruscos no son buenos para los peces. Ya sea caudal, presión o temperatura. Pero uno debe ingeniárselas para engañar alguna pintona en las condiciones que haya.
    Espero que en próximas jornadas la cosa esté más estable.

    Saludos y enhorabuena por esas pintonas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola josiño. La verdad que los cambios las tienen atontadas. En este periodo esperemos que se estabilicen ya los peces. Un saludo.

      Eliminar
  3. Bueno tuvisteis picadas a ninfa y las visteís pues bien, esas bajadas tan bruscas de caudal y otras cosas negativas, condiciona mucho la postura arriba, una pena pero bueno nos esta pasando a nosotros también.
    Venga nos vemos y charlamos y un saludo.ok.

    ResponderEliminar
  4. Hola Miguel. Pues ya sabes,a ninfa siempre tocas alguna.Pero lo que de verdad gusta es a seca.Bueno tendremos que esperar..... Un saludo y ya nos vemos.

    ResponderEliminar