lunes, 7 de mayo de 2012

Día en el Órbigo


Como estos fines de semana que faltan hasta el coto de Cantabría no teníamos nada, decidimos coger el coto de La Bañeza. Cogimos el coto a sabiendas de que las circunstancias no iban a ser las idóneas, principalmente por la climatología, pero la sorpresa fue la crecida del río un día antes por las lluvias.



Ante esta situación, y para no desaprovechar el día nos pusimos a cucharilla en las zonas susceptibles aunque sin suerte. El río estaba muy difícil de vadear y a lo largo del día fuimos los tres los que sucumbimos al chapuzón (unos más mojados que otros...) tropezando incluso dos veces sobre la misma piedra. Literalmente.

Los pescadores con los que hablábamos tenía la misma opinión: "que iba a estar difícil rascar algo hoy aquí".


Después de un poco de lluvia sobre las 14:00 nos pusimos a seca y a ninfa, pero ni signo de actividad salvo una muy grande que se estuvo cebando un ratín en un rincón. La tentamos con absolutamente todo pero ni con esas.

En fin... mala suerte en lo que a pesca se refiere aunque seguro que lo compensaremos en otro escenario.

2 comentarios:

  1. Pues si no entraron a la ninfa, creo que no había mucho más que hacer.
    De todas formas, la pesca siempre nos puede sorprender por la variedad de situaciones. Y a veces, con todo a favor, no pica nada.
    Suerte en la próxima.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Nada mala suerte, menos mal que la compañía lo salva. Un saludo!

      Eliminar