martes, 14 de agosto de 2012

Quintanaluengos segundo intento


Nuestra segunda jornada del fin de semana fue de nuevo en Quintanaluengos. La primera vez no se nos dió mal del todo y esperábamos pillar "ese día" del que todo el mundo habla en este coto sin muerte.

Nada más llegar, y tras un rato de charla con varios pescadores de los cuales sacamos buenas ideas, nos pusimos a probar aguas arriba del refugio; mi compañero a ninfa y yo a seca. Los primeros lances se sucedían con el tricóptero con alguna subida de trucha pequeña que no pude clavar, mientras mi compañero con la ninfa clavaba un par de ellas y otra bastante grande le rompía el bajo en una corriente... ¡que mala suerte!.

En esto yo me posicioné en la tabla de las fotos donde tras un rato esperando para no provocar ondas en el agua lancé mi emergente en culo de pato donde, tras insistir sobre las cebadas con paciencia, conseguí clavar tres pequeñas truchas palmeras. Por lo menos por la mañana se veían cebas aunque fueran escasas y tocamos escama.


A ninfa salían mayores.

Eso fue lo que dio de sí la mañana, subió un poco el caudal pero apenas 20 cm. para luego volver a bajar. Comimos tranquilamente y dimos unas varadas con la ninfa pero nada, lo mejor era esperar a que bajara un poco el calor. 

Ya avanzada la tarde nos fuimos a las tablas tanto de arriba del refugio como de abajo donde se podía ver alguna cebada pero rara vez comían la imitación y las que nos subían eran muy pequeñas.  Ya casi al final del día, y tras insistir muchísimo en la zona de la presilla sobre un par de truchas que estaban comiendo en superficie, conseguí hacerla subir pero solo pude revolcarla un poco y se soltó, y esa era buena. 



Así que nada, el consuelo de no irnos bolo de aquí es suficiente aunque viniendo con ilusión te llevas una pequeña decepción... lo positivo sin duda son los "kilómetros" rodados de pesca para acumular experiencia ya que estoy seguro que algún día pillaremos "el día" en Quitanaluengos.

9 comentarios:

  1. Es bueno no acostumbrarse a tener días buenos con demasiada facilidad. Es lo que hace que la pesca tenga interés. Luego están esas buenas truchas que, después de tenerlas clavadas unos instantes, nos acaban dando julepe. Veo que las subidas y bajadas de caudal también os fastidiaron un poco, pero es que no falla; como muevan el agua, adiós.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Carlos, pero las subidas y bajadas en este coto están a la orde del día y por lo que dice la gente deben estar acostumbradas y es pillar día... Gracias por leernos! Un saludo!!

      Eliminar
  2. yo no esque desconfie de la gente que dicen que estan acostunbradas a las subidas y bajadas.Pero mi corta experiencia en esto de las subidas y bajadas me dice todo lo contrario......

    ResponderEliminar
  3. Sin duda compañero, la insistencia es uno de los factores claves de la pesca, con que a seguir así que el tiempo y la experiencia acumulada te dará buenos resultados.
    Para lo que necesites aqui nos tienes.
    Saludos.

    http://bolicongrioteam.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. muchas gracias!!!La verdad de esto de la pesca esque con los años vas cogiendo experiencia pero nunca dejas de aprender.un saludo!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Tu reflexión es correcta. La experiencia de otras salidas darán sus frutos tarde o temprano, si bien habrá ocasiones en las que otros factores decanten la balanza del lado de las pintonas.
    Espero que pronto se dé el día y que lo podamos ver en este espacio.

    Suerte y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciad Jose, por ganas que no sea y la experiencia irá llegando poco a poco

      Un saludo!

      Eliminar
  6. Permitanme hacer algun comentario sobre este coto. Lo pesque con mi hermano por primera y ultima vez en el año 1989, recuerdo que era tan grandes las truchas que tenia ese coto que no eramos capaz a sacar una sola trucha, poque nos rompian el terminal. Era una tensiòn la nuestra constante, siempre con los nervios a flor de piel, corriendo de un lado para otro, cambiando moscas constantemente, atando bajos nuevos y el bocadillo sin tocarlo. Eran simplemente otros tiempos.

    ResponderEliminar
  7. Si Manuel, como tú dices otros tiempos... en fin habrá que seguir con lo que hay y esperando que vaya a mejor, algún día.

    ResponderEliminar