domingo, 2 de junio de 2013

Vizcaínos, un día para no olvidar.


El sábado teníamos el coto de Vizcaínos y la verdad que nos habían comentado que ese coto había bajado mucho en cuanto a cantidad de peces. De camino al coto paramos en el pueblo anterior y le preguntamos a un paisano para coger pan. Después de darnos las indicaciones, nos preguntó que si íbamos a pescar, y nosotros le respondimos que sí y nos dijo que como si no íbamos, que el coto estaba muy abandonado. Después de esto y de lo que nos habían comentado, nuestra moral estaba por los suelos. Eran las 9:30 cuando llegamos al rió, el cual estaba precioso con pequeñas tablas y chorrillos para la ninfa. 


Nos cambiamos y al lío. A la tercera tirada... ¡zas! Una pintona preciosa del Pedroso.


Después de esto todo hacia presagiar que el coto no estaba tan mal como nos decían. Fuimos subiendo río arriba y se complicaba bastante ya que estaba muy enmarañado y hacia casi imposible las varadas. Después de estar cuatro horas pescando no volvimos a ver un pez y nuestro animo se desplomaba por completo. Decidimos que era hora de comer, así que fuimos río abajo hasta llegar al coche. Fuimos con el coche hasta el pueblo de Vizcaínos para comer en un césped a la sombra de la iglesia del pueblo. Tras comer pensamos en la opción de marcharnos a otro sitio, pero pensamos: "venga que hay que intentarlo". 

Yo me puse con ninfa y mi compañero Sergio con seca. Según me acerqué al río vi algo raro en la superficie y ya no sabia si eran las ganas de que se cebara alguna o era realmente una ceba. Veo que baja un pardón y una se lo come. Mi compañero estaba un poco mas abajo,  fui a buscarle y cuando le vi me dijo: "se están cebando, ¡ya he sacado tres!".


Mi compañero no paraba de sacar truchas mientras yo cambiaba el carrete de ninfa a seca. Fueron cinco minutos escasos, y cuando me di la vuelta era impresionante la eclosión de pardones y dánicas que había. Subí un par de tablas más arriba para no molestar a mi compañero, y nada más entrar, vi cebadas por todos los lados. Estaba siendo un momento espectacular y un divertimento total. 


De repente mi compañero aparece gritando, porque había perdido las llaves del coche, de ahí el título de un día para no olvidar. Salimos del río y nos pusimos a buscarlas, pero pasaron dos horas y no las encontramos, por lo que decidimos acercarnos andando al pueblo para que alguien nos dejara llamar porque no teníamos cobertura. Llamamos a nuestro compañero Mario, que no pudo ir a pescar. El lío fue más grande porque tuvo que ir a un pueblo a por las llaves antes de coger el camino a Vizcaínos.

Después de estar tres horas con el disgusto encima, llegó. No sabíamos como agradecérselo, no había podido ir a pescar y al final tuvo que ir solo para llevarnos las llaves. Ya pudimos abrir el coche, cambiarnos y de camino para casita. Al final no pudimos disfrutar de este coto, que no está tan mal como decían. Esperemos que la siguiente jornada no se nos pierda nada y podamos disfrutar del todo.

Saludos.

18 comentarios:

  1. Estas y otras historias son las que perduran en el tiempo, a todos nos ha pasado algo parecido. Yo guardo las llaves en una bolsa hermética Simms colgada del cuello.

    ResponderEliminar
  2. No se me olvidará en la vida llegar al río y ver a estos dos tirados como colillas al lado del coche ¡¡qué desastres!! jaja

    Bueno, al fin y al cabo otra historieta más, escarmentaremos seguro.

    ResponderEliminar
  3. Fue un desastre, pero bueno al final nos reiamos y a pesar de la putad... que le hicimos a Mario el tambien se rio. Un historia para recordar toda la vida.

    ResponderEliminar
  4. ja,ja!!!vaya mangada!!!estaban las truchas que se salían y las llaves se perdieron por el ansia viva!!los pescadores somos asi!!me alegro mucho que disfrutarais!!!ese coto fue increíble,pero esperemos que siempre las tenga...aunque no sean tan grandes como antes!!ni tantas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues precisamente por el ansia. Por sacar la caja de moscas y se salieron del bolsillo. Lo poco que pescamos vimos un rio con mucha vida. Una pena que lo tengan dejado de la mano de dios... Un saludo Michel!!

      Eliminar
  5. Nunca he pescado Vizcainos, no tuve la suerte cuando todos decian que era un grandisimo coto. Despues tras el gran desastre del rio no lo intente.

    Sin embago si he pescado mucho el libre sin muerte de justo debajo del coto de Vizcainos. He pescado muchas y buenas truchas y a mas decir en mis tiempos de aprendiz mosquero.

    Buenos y malos recuerdos. Como esa sabana-pancarta que colgaron los del pueblo y que decia -No queremos mosqueros pisarios en nuestro rio-. O ese taxista que llevaba a su hijo invalido a pescar justo bajo el puente, le arrimaba la silla de ruedas a la orilla del rio y luego llevaba al chaval en brazos hasta la silla. Alli el chaval realizaba sus lances a mosca seca y entre boga y boga capturandes recuerdos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo en mis inicios mosqueros,si no tenias buen numero de sorteo no pescavas estr coto. Esta muy cambiado pero truchas tiene y muy puras. Esperemos que se recupere. Bonita historia la que nos cuentas de el chaval en silla de ruedas. La aficion puede con todo. Un saludo paco!!

      Eliminar
  6. Bueno compañeros siento mucho que os haya pasado eso, pero en la pesca como en cualquier faceta de la vida estamos expuestos a estos pequeños contratiempos que una vez superados nos fortalecen y ponen en alerta para nuevas vivencias, también florece el apartado de la amistad cuando uno tiene a quien recurrir sabiendo que no le va a fallar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola lachis. Lo bueno que lo pudimos solucionar y como bien dices por tener grandes amigos. Esperemos que no nos vuelva a pasar. Un saludo!!

      Eliminar
  7. Lo primero lo siento por el desastre de las llaves y desazón que lleva, pero ni que os estuviera viendo al ver las cebadas se pierde hasta la camisa y más este año que están caras.
    Segundo me alegro que las haya y que se ceben, pues tenia muy malas referencias, claro sera que no es ni la sombra de hace años. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola miguel. Cuando mi compañero me conto lo sucedido,pues imaginte.... El rio con una grandisima eclosion de pardones y danicas. Las truchas cebandose por todos los lados. Pero bueno ya tendremos mas dias. El coto no esta mal pero podia estar mejor. Un saludo!!

      Eliminar
  8. Si uno se queda en casa viendo la tele, no le pasan estas cosas, así que prefiero tener que contar de vez en cuando alguna liada por salir de pesca que decir "si, este finde, estuve tirado en el sofá..."
    A pesar de todo lo que os pasó, os felicito por esa estupenda jornada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El anterior mensaje era yo. Lo borré porque entré con otra cuenta que seguro que ni os suena.
      Saludos

      Eliminar
    2. Hola carlos!! Seguro que si uno se queda en casa no le pasan estas cosas, soy de tu misma opinion prefiero contar una historia alguna vez. Lo poco que pescamos nos divertimos. Un saludo nomada! Eee digo carlos!! Jejejeje

      Eliminar
  9. Está claro que no las cosas hay que comprobarlas por uno mismo, ya que muchos hablan de oídasy claro ... pasa lo que pasa.
    Lo de las llaves fue una anécdota para recordar el día y por lo menos acabó bien.

    Enhorabuena y un saludo.

    ResponderEliminar
  10. La verdad que casi con toda la gente que comente sobre el coto,decian que no merecia la pena ir. Pero como tu dices hay que comprobarlo por uno mismo. Y mira que la cosa no es como decian.... Pues si,una anecdota que al final salio bien. Un saludo Josiño!!

    ResponderEliminar
  11. Desde luego un día inolvidable. En el momento es un verdadero apuro pero una vez pasado se transforma en algo que contar y una de las mejores cosas de una salida de pesca es eso, contarlas después ;-)

    ResponderEliminar
  12. Una anecdota mas que contar a los amigos y familiares
    A nosotros un dia que hibamos fuera a la carpa se nos olvido el cebo en casa, y nos toco esperar porke fuimos de madrugada a k abrieran las tiendas del pueblo.
    2 horas hay esperando en la orilla sin poder pescar.
    Ese dia nos jodio, pero luego siempre keda como una anecdota k contar para echar unas risas
    Saludos, y va a ver si para otro dia teneis mas suerte, porque vaya putada que os pase eso cuando dan por picar

    ResponderEliminar