viernes, 30 de mayo de 2014

Orillas del Asón (2ª parte)


Después del inmejorable sabor de boca de la jornada del sábado en Laza tomamos como opción acercarnos al libre sin muerte de Arredondo y pescar un rato durante la mañana.

Nos encontramos un Asón bastante más salvaje, más cerrado y desde luego más bonito. Un río que discurre entre rocas, hayas, avellanos y castaños en un entorno maravilloso. Se planteaba un verdadero reto sacar truchas ya que, a la propia dificultad del río, había que añadir la temperatura y la lluvia que dejaban un ambiente algo más frío que el del día anterior.



Empezamos a pescar a ninfa las pequeñas corrientes que crean las piedras pero no conseguimos llevar nada a la sacadera, nada más que una trucha revolcada entre los tres. Ante la baja o nula actividad de las truchas abajo, Sergio decidió tentar esas bravas aguas con un tricóptero en pelo de ciervo. La fortuna hizo que prácticamente al segundo lance se consiguiera la única trucha de la mañana.


A partir de ahí la lluvia cobró protagonismo, la baja actividad de los peces y las condiciones bastante desagradables nos hicieron recoger y poner fin a la pesca en este río.

En resumen, un fin de semana inmejorable, el tiempo respetó en general y por lo menos nos dejo disfrutar del coto durante todo el día. Apenas hemos regresado pero ya hay ganas de volver a este maravilloso río, y por supuesto, a este maravilloso entorno cántabro.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena!!!! solo estar perdido en plena naturaleza ya es un lujazo!!!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kiko, el día no acompaño en cuanto pesca, eso sí, el entorno y la compañía inmejorables,

      saludos!!

      Eliminar