lunes, 21 de julio de 2014

Jornada bajo la lluvia


Después de una semana de sol y calor Murphy estaba dispuesto a fastidiarnos el fin de semana a todos y darnos un sábado de agua y frío. Aun así decidimos acercarnos al río, concretamente a un tramo libre del río Órbigo nuevo para nosotros.

El río nos recibió con agua, pero al poco tiempo de llegar empezó a escampar, momento que aprovechamos para cambiarnos y tomar ese café de termo a pie de río. Varios pescadores se veían por el tramo, todos a ninfa, y poco optimistas en cuanto a capturas debido a las malas condiciones del día.


Empezamos a pescar dejando espacio para estos pescadores, tramos muy bonitos, alternos de tablas y corrientes, en estos últimos puntos fue donde nos detuvimos con idea de que a ninfa se movieran algo dejando las tablas para más tarde. A los pocos minutos algún toque, una que se soltó y la primera tuchina del día en la sacadera.


Seguimos tanteando el río pero sin fruto ninguno y a lo que se sumó de nuevo la lluvia nos obligó a abandonar el río e ir a comer directamente a un restaurante de la zona.

Ya por la tarde llegamos al río y, sorpresa para nuestros ojos, las tablas llenas de truchas comiendo arriba, incluso durante la lluvia. Esta es la nuestra dijimos, ya que parecía claro que estaban comiendo las pequeñas efémeras carne que eclosionaban. Con cuidado entrando en las tablas, pescando largo para no echar al traste la actividad pero nada... imposible hacerlas subir y desesperante la selectividad de las cebas. Hablando con algún pescador después lo mismo, casi de mala hostia ante la impotencia de que tomaran alguna de nuestras moscas arriba.


Jesús decidió ponerse a ninfa otro rato y yo decidí seguir con la seca a ver si en algún lance sonaba la flauta. Recorrimos los dos un tramo de rió tranquilamente y en una de la corrientes de por la mañana Jesús sacaba dos truchas seguidas que tomaron la ninfa y casi al minuto, logré engañar una trucha que se cebaba bajo las ramas en la tabla rápida siguiente con una pequeña efémera en un 20. Tres truchas en un intervalo de 5 minutos, después del día que llevábamos desde luego nos alegraron la cara.




Poco más de sí dio la jornada ya que la actividad arriba cesó al poco tiempo, pero decir que estuvieron toda la tarde comiendo arriba, algo que no habíamos visto esta temporada. Bastante cansados decidimos recoger e ir a merendar algo. Pese al día de perros lo pasamos bien y en general contentos, tiene pinta de tener buenas truchas así que habrá que volver.


10 comentarios:

  1. Buenas Mario, ya sabes lo que dicen: "a mal tiempo, buena cara"...preciosas imágenes que nos muestras...me encantan.
    Saludos compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yago, la verdad que la lluvia y el río da buenas fotos, suerte que logramos engañar algo,

      saludos!!

      Eliminar
  2. El Órbigo esta bastante duro, sobre todo este año, no es ni la sombra de temporadas anteriores, pero tiene días que recordarás el resto de la vida, sobre todo por la calidad de sus truchas, es uno de mis ríos preferidos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy duras, pero allí estaban, todos los pescadores del tramo desquiciados porque no había Dios que las engañara jaja Nos alegró al menos ver que había una población aceptable,

      un saludo Kiko!

      Eliminar
  3. La mosca seca es sin duda mi predilecta cuando llevo el equipo de cola de rata, pero si hay que echar mano de las ninfas para engañar alguna, pues adelante.
    La selectividad de las truchas puede dar al traste con una jornada, pero adaptándose como habéis hecho, se puede sacar oro e irse para casa con la sensación de haber obrado bien.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Josiño, cuando se ponen tan selectivas hay que tomárselo como un reto y con buen humor ya que tienes todas las de perder jaja Este día estaban selectivas arriba y abajo nos dio la sensación, suerte que logramos engañar a alguna...

      saludos!

      Eliminar
  4. Bueno hombre, pese a todas las circunstancias adversas, alguna bonita trucha pudisteis engañar que es de lo que se trata, además de no dejar de lado las buenas viandas a base de almuerzos y suculentas comidas del lugar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las viandas no pueden faltar, si las truchas no se dan pues nada pero la comida... jaja

      Gracias por comentar Josan, un saludo!

      Eliminar
  5. Las inclemencias del tiempo intervienen mucho en la pesca, pero siempre hay que buscar esa parte positiva y de estar en el río pues aprovechar el momento para ensayar otras posibilidades. Buenas fotos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad que sí, un día malísimo de tiempo y el día que más se movieron arriba aunque no fuéramos capaces de aprovecharlo, el caso es estar al pie del cañón,

      saludos Lachis!

      Eliminar