lunes, 7 de julio de 2014

Visita a tierras zamoranas


Tocaba visitar el Tera. Río que nos dio una de cal y una de arena el año pasado pero que suele ser muy agradecido en general para la pesca a mosca. El río presentaba el caudal adecuado para la fecha en la que estamos y para la práctica de la pesca.

Sin madrugar mucho, sobre las 9:30 estábamos a pie de río. Con un ambiente nublado y bastante fresco nos encontramos ya con media docena de pescadores dentro del agua, cada uno a diferente modalidad pero no parecía que las capturas fueran abundantes. Subimos un poco más arriba y vimos como se cebaba alguna trucha en la parte más parada, las tentamos con emergentes pequeñas ya que parecía que era lo que estaban comiendo pero nos fue imposible engañar ninguna entre el viento, a ratos insoportable, y lo selectivas que estaban. Al poco tiempo la actividad cesó por completo.

Cambiamos entonces la modalidad y nos pusimos a pescar a ninfa, a los pocos minutos ya teníamos las primeras capturas. Truchas realmente bonitas, muy oscuras en consonancia con los fondos de piedra negra característicos de este río.



El viento continuaba, muy racheado que impedía muchas veces incluso lanzar las ninfas correctamente, pese a las dificultades seguíamos sacando pequeñas truchas en los puntos más propicios que no son muchos en este tramo. Al finalizar la mañana todas las nubes amenazantes terminaron por descargar una ligera lluvia, momento en el que decidimos irnos a comer.



A primera hora de la tarde seguían las nubes y los intervalos de lluvia pero en el horizonte se apreciaba que el día iba a terminar abriendo y así fue. Sobre las 16:00 el cielo se despejo y apareció el fuerte sol de esta época, y a pie tabla, nosotros, esperando el inicio de una actividad que nunca llegaría. Eclosión cero, las tablas como balsas sin la menor alteración en la superficie, el tiempo pasaba y decidimos pescar al agua tanto en tabla lenta como rápida, pero sin absolutamente ningún éxito. Parecían las condiciones idóneas para un buen rato de pesca arriba pero nada, por lo que decidimos pescar un rato más a ninfa para terminar la jornada.




Abandonaríamos el río sobre las 19:30, bastante cansados y con viaje por delante. Quizá en las últimas horas del día se produjo el ansiado movimiento arriba, quién sabe, pero la nula actividad durante toda la tarde nos llamó bastante la atención. A destacar que se siguen viendo lucios en este escenario que junto con la cucharilla de tres arpones que nos encontramos, no hacen ningún favor a la población de truchas.

10 comentarios:

  1. Este mes pasado la ninfa también me salvó de algún que otro bolo, el Tera es un río que nunca me ha dado lo que esperaba de el...gracias por compartir la experiencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a nosotros Lachis, si no es por la ninfa nos hubiéramos ido bolos en más de la mitad de las salidas... Aquí, después de llover bien un sol radiante y nada, solo abajo...

      Gracias por comentar, un saludo!

      Eliminar
  2. Me encanta ese río y sus truchas, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene sus días, yo creo que nosotros todavía no hemos pillado el día bueno bueno... Ya llegará.

      Saludos!!

      Eliminar
  3. Dichoso aire, estos días con tanta tormenta las truchas andan un poco raras, de todas formas supisteis sacarle partido con las ninfas que con aire también cuesta. Las truchas son preciosas. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro bolo del que nos han salvado y ya van... A ver si se asienta el tiempo y pillamos algún sereno este mes,

      gracias Jose Antonio! Un saludo

      Eliminar
  4. Enhorabuena por esa jornada, las truchas del Tera son duras, pero la ninfa no suele fallar ni en los peores de los tramos es el as que siempre tenemos en la manga, la mosca es mucho mas bonita, pero la ninfa cogiéndola el gusto....
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pescar a mosca es insuperable, pero cuando no se dan arriba hay que buscar alternativas y la ninfa a parte de tener su aquel es muy efectiva,

      gracias Kiko!

      Eliminar
  5. El Tera, uno de esos ríos que algún día espero pescar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ferrán, Zamora es muy buena tierra, no sería un viaje un vano ;)

      Un saludo!

      Eliminar