martes, 16 de junio de 2015

Curueño y Porma

El pasado fin de semana pasamos una jornada de pesca bastante entretenida: primero en el Curueño y después en el Porma. 

Llegamos sobre las diez de la mañana a una zona libre del Curueño, el día no presentaba muy buenas condiciones climatológicas, pero al menos no llovía. Preparamos aperos y al lío. Probando en las corrientes y "pocillas" con nuestras ninfas parecía que estas no estaban muy por la labor, pues nos encontrábamos un Curueño precioso pero con sus aguas muy frías.


Según iba avanzando la mañana la temperatura subía un poco y después de muchos intentos una pequeña y preciosa trucha nos daba la bienvenida en este río.


Seguíamos pescando y unos veinte minutos fue cuando mas actividad parecía que tenían. De porte todas similares a la primera, pero su bravura y belleza satisfacen a cualquier pescador.


Ya era hora de comer así que sin más nos dirigimos al coche para comer y descansar. Con las pilas cargadas pusimos nuestras lineas y "tricos" en las cañas. A pesar de las heladoras aguas de este río, teníamos la ilusión de poder llevar alguna a la mano. Tras un par de horas sólo Sergio consiguió llevar una a la sacadera a mosca. A partir de aquí ya ni abajo ni arriba. Con esto decidimos que como el Porma nos pillaba de camino a casa, por que no echar unas varadas. 

Una pequeña bermejuela nos despedía de este río
Después de unos veinte minutos llegamos a otra zona libre del Porma. Presentaba buen caudal y agua bastante mas caliente que la del anterior. Alguna ceba se veía en una tabla pero la verdad que pocas, así que nos pusimos a pescar raseras y chorreras con nuestras ninfas.


Pues aquí sí que parecía que querían moverse más y no tardamos en clavar la primera. Eran bastantes las truchillas que salían y de vez en cuando alguna de tamaño aceptable.


Nos divertimos bastante en los chorrillos que nos ofrecía el Porma. Ya apostados en una tabla empezaron a cebarse con la pega que eran truchas demasiado capeadas, con lo cual solo conseguimos que nos subieran dos y no logramos clavarlas, mientras a ninfa seguían saliendo.


Ya eran las nueve de la noche y con esto dábamos por concluida esta jornada entre dos ríos, no fueron muchas las capturas, pero lo pasamos genial como siempre así que con eso nos quedamos. Pena que el Curueño no nos mostrara su mejor cara, pero otra vez será.

Un saludo a todos.

16 comentarios:

  1. Entretenida jornada, lástima que estuvieran tan duras y esquivas. Al menos los ríos estaban pescables yo me encontré un río de cola-cao y perdí toda la mañana. Un saludo Mario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy duras estaban,pues lo que dices, por lo menos pescables los rios. Un saludo!!

      Eliminar
  2. Enhorabuena cuadrilla!!! como lo pasáis, buenos ríos tocasteis sobre todo el Curueño que ahora baja de vicio para pescarlo, por la zona baja del Curueño Gallegos y Barrillos aun hay mucha bermejuela, los ríos regulados ya no queda una, porque no calientan las aguas y no pueden reproducirse, es una pena pero es lo que hacen los embalses.
    Un saludo amigos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola kiko. Estuvimos en parte baja, concretamente pardesivil. Estaba perfecto el rio pero ellas no quisieron. También salio alguna boga,es una pena lo que hacen con los rios regulados..... Un saludo!!

      Eliminar
  3. Cuando las pintonas no quieren, hay que echar mano de la "enciclopedia de las excusas" jejeje.
    Ahora sin coñas, a veces ocurre que los peces no quieren por una u otra razón, aunque siempre hay que buscar aquellos que sean más receptivos.

    Saludos y a ver si las próximas salidas salen a pedir de boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que si muy fria el agua,que si no se mueven..... Jajajaja. Los peces como bien dices muchas veces se ponen el botón of y por mas que quieras no se puede hacer nada. Un saludo josiño!!

      Eliminar
  4. Que fantástico sacar esas bonitas truchas en tramos libres, además pescar en ríos con ese nombre como el Porma y el Curueño tiene que ser la leche. Lo dicho felicidades por esas preciosas truchas y esos maravillosos escenarios.
    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Antonio. Son rios preciosos para la práctica de la pesca. Si no se hubieran maltratado durante años tendríamos veedaderos tesoros. Poco a poco se recuperan, esperemos que en corto plazo sean otra vez tesoros. Un saludo!!

      Eliminar
  5. Buena jornada, quizá no en capturas, aunque teniendo en cuenta cómo está de difícil la pesca de la trucha en tramos libre por otros lares habría que calificarla de "excepcional", pero es igual, lo importante es disfrutar de esos preciosos ríos. Otro día, seguro, darán más pesca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos ríos espectaculares, somos unos privilegiados por tenerlos tan "a mano",

      saludos!

      Eliminar
  6. Simplemente por tocar sus aguas ya merecen la pena esos lugares. Las truchas a veces salen y a veces no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Ramón, solo con estar pescando en esos maravillosos ríos uno ya está contento,

      gracias, un saludo!

      Eliminar
  7. Preciosas capturas compañeros. A ver si algún día subo por tierras leonesas a pescar en el paraíso. El curueño es una asignatura pendiente que tengo jejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que no te ibas a arrepentir, un entorno maravilloso con truchas auténticas,

      un saludo Jorge!

      Eliminar
  8. Always good fishing when you are surrounded by such beauty.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Howard, un entorno maravilloso con truchas salvajes. Un privilegio para el pescador.

      Eliminar