jueves, 14 de abril de 2016

EDS Santa Marina

Ayer miércoles aprovechando que teníamos el día libre, solicitamos este gran escenario para poderlo disfrutar. Lo que no iba a acompañar iba a ser la meteorología y el caudal de río, pues 26 m3 de agua corrían por sus venas. A pesar de todos estos inconvenientes, no se nos iba a quitar la ilusión de disfrutar de Santa Marina. Llegamos al río sobre las 10:30 horas y lo primero que hicimos fue ir a verlo. Bastante claro, pero con mucha fuerza, aún así lo íbamos a intentar. 

Nos preparamos y decidimos ir río arriba para intentar encontrar los mejores sitios para mojar nuestras ninfas. 


Llegamos a una zona que se ensanchaba un poco más y ahí parecía que teníamos unas tiradas. Las ganas podían con todo, porque el agua bajaba muy rápido y las ninfas no derivaban en condiciones, así que a seguir río arriba buscando otras zonas. 

Una escollera nos esperaba para poder pescarla desde la orilla, suponíamos que podríamos pescar (dentro de lo que cabía) en condiciones. Después de pescar muy despacio, ya que lo pescable era poco, y había que aprovecharlo mucho. La primera trucha salía en esa misma escollera en la que insistimos mucho, de buen tamaño y muy peleona con la corriente.


Estábamos un poco desanimados y la verdad que esta picada nos activo. Seguíamos río arriba y encontrábamos otra buena "zona". La misma operación, despacito y tocando todos los rincones. Entre parones por el viento y la lluvia, íbamos a conseguir un par de capturas más.


La verdad que de muy distintas libreas, supongo que al producirse repoblaciones en este tramo de río hace años. La cosa parecía que se arreglaba un poco y con la misma tónica continuamos buscando más opciones. Una rasera nos esperaba para poder pasar otro rato de pesca.


El cielo se nublaba y una tormenta caía sobre nosotros, menos mal que de corta duración pero el viento no se marchaba y se hacía muy complicado pescar. Ya eran las cinco de la tarde y buscando zonas de pesca  llegamos al límite superior del escenario y en un pozo con bastante remanso otro par de truchas quisieron posar para la foto.



Una larga caminata hasta el coche nos esperaba, así que decidimos que ya era hora de ir a comer y recoger tranquilamente. Una pena no poder disfrutar de este escenario tan solicitado en condiciones, pero la pesca es así, lo que no faltó fue disfrutar de la compañía y del día a tope.

Saludos.

10 comentarios:

  1. Para como estaba el río demasiado pudisteis hacer, las truchas son bien guapas. A ver si empiezan a mejorar los ríos aunque tardarán...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad que si. Para el dos de mayo con el club vendrá mejor.

      Eliminar
  2. Vaya lastima el caudal. Te todas formas parece que en cada sitio potable salían truchas y eso es de agradecer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una verdadera lástima José Antonio.No pudimos disfrutar en plenitud de este gran tramo pero como bien dices lo poco potable que teníamos lo aprovechamos. Un saludo.

      Eliminar
  3. La cosa no se dio mal, aunque seguro que una bajada de caudal ayudará a triunfar en otra ocasión.
    Me da pena que un río de porte esté flanqueado por plantaciones de una variedad de árbol, cuando sería más provechoso para el hábitat fluvial, que hubiese una diversidad. En fin, supongo que será un brindis al aire.
    Saludos y enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón Josiño por el traductor. Un saludo!

      Eliminar
  4. Bueno pues para las condiciones de río y tiempo no estuvo nada mal, gracias por contarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti Lachis por leernos, una pena el caudal y tiempo. Pero por lo menos disfrutamos! Un saludo

    ResponderEliminar