lunes, 8 de agosto de 2016

Dos caras


Nueva jornada en el río Esla, bastante rara la verdad, sobre todo en la primera parte del día. No es unas de las mejores fechas para pescarlo pero por su proximidad nos pareció una buena opción.


Como os podéis imaginar, la nota predominante del día fue la temperatura del agua, es increíble como puede bajar tan fría en pleno mes de agosto, pero bueno, ya sabemos todos lo que le importa esto a la Confederación Hidrográfica del Duero.

Comenzamos pescando a ninfa bastante optimistas pero fueron pasando las horas y no conseguimos resultados. Solamente una trucha que clavé y por intentar tirar de ella precipitadamente para sacarla de la corriente la perdí, y tenía buena pinta. El caso es que nos dió la hora de comer y teníamos el bolo encima.

Mientras comíamos vimos como llegaba algún pescador, presumiblemente de la zona, sabiendo que serían los momentos de mayor actividad del día. Dejamos la ninfa a un lado y nos pusimos a pescar a seca ya que se veía bastante mosca y alguna que otra cebada dispersa. Eran varios los tipos de efémeras que aparecieron, pero en esta primera parte de la tarde no conseguimos identificar por cuales se decantaban. Probé con carnes, amarillas claras y emergentes de varios colores, pero una vez más fue la niger la que consiguió los mejores resultados.


Llegando a una zona más movida, las truchas tenían una actividad frenética y, tras varias pequeñas, clavé una trucha que partió el bajo a los dos segundos. Ya que las efémeras se veían bastante mal, optamos por la opción tricóptero. Fue un rato increíble, las pequeñas truchas subían como rayos desde el fondo a por la mosca, tomaban bien y no resultaba muy difícil clavarlas.




Avanzando por el río llegamos a una corriente bastante seria donde volvimos a la ninfa para probar suerte. A los pocos minutos de estar pescando Sergio clavaba una que tenía bastante fuerza pero se empezó a notar que algo iba mal, posiblemente se enganchó en las numerosas algas del fondo y perdió la trucha junto con la ninfa.


Justo a continuación, y con el sol cayendo, se nos presentaba una gran tablón muy parado donde varias truchas se alimentaban prácticamente donde moría la tabla. Casi 100% seguros de que tomaban ignitas, pero únicamente las que bajaban quietas, sin aleteos ni saltos; cebadas lentas y sin esfuerzo que iban a tiro fijo, además dejaban ver una buena aleta. 

Tras mucho esfuerzo, con una pequeña efémera verde clara, Sergio conseguía clavar una de estas desconfiadas truchas, unos minutos de lucha que terminaron con la trucha descolgandose por la corriente que teníamos a nuestros pies y escapando aguas abajo. De nuevo otra buena trucha que se nos iba delante de las narices.

Serratella ignita subimago hembra. La efémera que más se vió durante la tarde y la que más tomaban sin duda.
Labiobaetis atrebatinus imago hembra. Eclosionaron en poca cantidad al final de la tarde.
¿Epeorus sp? subimago macho. Grandes efémeras que volaban sin prácticamente tocar el agua en ningún momento.
Si en otras jornadas nos quejabamos de la nula presencia de mosca, en esta ocasión, y pese a la temperatura del agua, las efémeras volaron en cantidad en varios momentos del día, incluso se vieron bastantes tricópteros al final de la tarde. Una pena no haber sacado alguna de las buenas, sin embargo lo pasamos muy bien ya que hubo muchas opciones por la tarde.

8 comentarios:

  1. Lo pasasteis bien k es lo k importa
    Me alegro cuadrilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo muy bien el día Pichi,

      gracias, un saludo!!

      Eliminar
  2. Buena tarde a seca la que tuvisteis, felicidades. Lástima de la gordas que como casi siempre se acaban saliendo con la suya. Fantásticas fotos y apuntes entomológicos, sin duda se agradece. Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose Antonio, la tarde fue muy entretenida, justo al contrario que la mañana, con el calor están muy raras las truchas...

      Saludos!

      Eliminar
  3. Me alegro que lo pasaráis bien, pese a resistirse las grandes. El Esla no suele decepcionar y si encima te las pone a seca, hay que intentarlo por muy difícil que se den, no tiene precio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, en este tipo de ríos en verano están muy raras, es tener suerte y dar con el momento o con la mosca,

      saludos!

      Eliminar
  4. Para librar el bolo, hay que echar mano de lo que sea.
    Pena de las que se fueron, sin embargo hubo opción de clavar algunas guapas.
    Yo no sabría diferenciar esos efemerópteros, pero había de intentarlo con todo jejeje.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Josiño, al menos tocamos alguna buena y el número de capturas estuvo más que bien aunque fueran peques,

      un saludo!

      Eliminar