lunes, 1 de agosto de 2016

Jornada con el Club


Tras no haber podido disfrutar con el Club del Escenario Deportivo Social de Santa Marina que teníamos asignado en primavera, la Junta nos concedió un pase para poder pescar en otro EDS: el de Ponferrada en el río Sil.


Las restricciones horarias impuestas por la Administración hacían que no mereciera la pena llegar muy pronto, cosa difícil también teniendo en cuenta a la distancia que se encuentra de Valladolid. Llegamos sobre las 11 y comenzamos a preparar el equipo, cada uno a una modalidad distinta y con una mosca diferente, casi repartido mitad y mitad mosca/ninfa. Foto de grupo y al río.


El caudal parecía bastante bajo, la poca fuerza de la corriente te permitía cruzar prácticamente en cualquier sitio. El EDS es fácil de recorrer por el margen derecho con buenos accesos desde el camino que bordea el río, cosa también que facilita la presencia de gente por el cauce, lo que fue bastante incordio por la tarde con mucha gente bañándose en varios sitios.

Las truchas se hicieron de rogar, a ninfa a penas se tocaron media docena entre todos durante la mañana, aunque se notó un aumento de actividad entre las 13:00 y las 15:00, incluso con cebadas dispersas que alguno tuvo la suerte de aprovechar.


Aprovechamos la comida para comentar como nos había ido a cada uno y, sobre todo, disfrutar un rato de la compañía y anécdotas de buenos pescadores.

Cangrejo señal (Pascifastacus leniusculus)
Por la tarde tuvimos poco tiempo para pescar, Sergio y yo nos pusimos a seca para no andar tanto por el río. En una pequeña corriente, donde nos pareció que se cebó una (aunque convencidos de que veíamos visiones), colocó Sergio la mosca provocando la subida de una trucha que le llevó la mosca en el acto. A continuación lancé yo sobre la misma postura y al instante otra subida, pero en este caso con trucha a la sacadera. Eso fue todo lo que nos cundió la tarde ya que nos hartamos de dar varazos en todas las posturas habidas y por haber. Jesús por otro lado, estuvo detrás de una buena trucha que saltó en una corriente delante nuestra, y que finalmente, consiguió engañar con una pequeña ninfa de pelo de liebre.



Día raro en cuanto a la pesca pero muy divertido al rodearnos de tan buena gente. En cuanto al EDS, seguro que tiene muy buenas truchas pero no supinos hacernos con ellas, además nos sorprendió mucho la suciedad de sus orillas. Vale que las riadas arrastran plásticos y basura desde a saber donde (había árboles cubiertos de plástico), pero parece que en esa zona es deporte local hincharse a cervezas en la orilla del río porque en la vida había visto tanta latas y litronas tiradas como allí. Una pena que el agua del río esté más limpia que en otras épocas y las orillas más sucias.

2 comentarios:

  1. Tengo pasado mucho por esa zona, aunque nunca me he detenido a ver el río. Quizás si un día vuelves por ahí, haya posibilidad de hacer unos lances, aunque sea en un bar cercano jejeje.

    Saludos y enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso esta hecho Josiño, pero me da a mi que va a tener que ser en otro río jeje. Particularmente no me gustó demasiado, pero bueno, nunca digas nunca...

      Saludos!!

      Eliminar