domingo, 16 de octubre de 2016

Barbos en otoño


Tras un par de intentos este verano con los barbos por fin conseguimos un día redondo con ellos. Las otras veces no pudimos sacar ninguno ya que, o nos rompían en la primera arrancada o les sacabamos la mosca de la boca en la clavada, y tampoco es que nos dieran muchas oportunidades como para practicar.


Pero en esta ocasión estaban muy por la labor. El río presentaba un caudal perfecto con una temperatura más bien alta. El primero nada más llegar, un barbo que comía del fondo cerca de la orilla al que le cayó la mosca a dos palmos de donde estaba, subió sin pensárselo.


En las zonas de aguas más paradas bastaba con buscar alguno que estuviera cerca de la superficie para colocar la mosca a tiro para que se la comiera. La mayoría eran peces de un tamaño muy bueno para poder disfrutarlos con una caña de 9 pies y línea 5.



También hubo muchos fallos en la clavada y cuatro o cinco roturas, es impresionante la primera arrancada de estos peces. 

Los alburnos atacaban sin cesar la mosca, hundiéndola muchas veces... un total incordio.

Después fui a una zona de corriente donde había situados varios bastante buenos: lancé el bicho de foam para que les pasará lo más cerca posible y aluciné cuando varios se descolgaban con lentitud tras la mosca para cogerla.




Una tarde muy entretenida con muchas capturas que sirve para ir cogiéndoles el hilo a estos esquivos peces.

8 comentarios:

  1. Olé, felicidades por las capturas, Al principio cuesta pero de golpe todo cambia y se empieza a disfrutar de los ciprinidos a mosca. ahora a dedicarle ratillos. Me alegro un montón que por fin tengáis un día bueno de ciprinidos.
    Un abrazo, el vídeo muy chulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Antonio! No veas que alegría cuando clavé el primero nada más llegar! Habrá que seguir con ellos,

      saludos!!

      Eliminar
  2. Los barbos son una pasada. Con ellos podemos entrenar la manera de doblegar a peces muy fuertes. Me alegro de que la cosa se diera bien. Yo ya tengo ganas de volver a tentarlos, pues el recuerdo es muy grato.
    Enhorabuena y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Josiño, son una pasada. Tenían una fuerza increíble y eso que no eran exageradamente grandes,

      gracias y un saludo!!

      Eliminar
  3. Ten cuidado que crean adicciòn. yo huso un equipo del 7 para parar a los bigotudos, son todo musculo y la primera arrancada o los paras o arrastran el morro por el fondo y adios. a y menos de un 20 de puntera nunca. felicidades por las capturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Óscar, la verdad es que sí que hay ganas de volver a por ellos. Ese día estaba con un 16 y me partió alguno, tampoco eran muy muy grandes pero sí que es verdad que hay que tener cuidado con las cañas delicadas,

      un saludo!!

      Eliminar
  4. Mi asignatura pendiente, pesqué muchos a cebo sobretodo con ova y gusarapín, pero a mosca he ido poco y con malos resultados.
    Gracias por compartir la jornada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he ido poco, al principio muy era todo muy frustrante pero al final cuando tienes un día bueno ves lo bonito que es pescar a mosca estos peces,

      Un saludo Lachis!

      Eliminar