miércoles, 16 de agosto de 2017

Batacazo


Llevaba ya un par de jornadas rondando lo más temido por todos los pescadores: el innombrable bolo. Un bolo técnico que he de decir que no me supo tan mal tal y como estaban las cosas por el río.

Llegué a un mermado río Órbigo sobre las 11:00, un paisano ya paseaba por las orillas con sus ahogadas cansado de no haber tocado nada en las 2 horas que llevaba pescando. Yo decidí probar suerte con los streamer, la mañana estaba fresca y las aguas muy paradas lo cual me hacía pensar que quizá pudiera sacar alguna trucha de su escondite con ellos.

Streamer que preparé este invierno y que aún no había probado
Durante la primera hora pescando en esta modalidad conseguir mover bastantes truchas, cosa que me sorprendió, incluso una llegó a morder el señuelo pero no conseguí clavarla. La mayoría lo seguían tímidamente sin llegar a atacarlo, truchas de diversos tamaños que no terminaban de fiarse. Salían de su escondite a por él y tras una breve persecución regresaban a su zona de cobijo. El streamer marrón claro fue el que más atrajo la atención de las truchas con mucha diferencia.


Ya con más calor en el ambiente decidí poner un par de ninfas y probar en esas mismas zonas, pensé que igual con imitaciones más pequeñas conseguía clavar alguna de esas resabiadas truchas pero ni con esas. Sobre las 12:30 me sorprendió una gran eclosión de bétidos diminutos, salieron durante apenas cinco minutos en gran cantidad y de repente desaparecieron del río. Creo que podrían corresponder con Baetis scambus o Alainites muticus, ya digo que eran muy pequeñas con dos cercos largos y en tonos oliva muy claro casi transparente. Se puede observar en el vídeo lo abundantes que fueron en esos minutos.


A partir de ahí subí a zona con corrientes donde los tricópteros suelen mover alguna trucha pero no conseguí absolutamente nada, las truchas estaban en modo off. Ya a la desesperada y tras comer el bocadillo me fui a zonas paradas a hacer guardia e intentar interceptar alguna de esas trucha patrulla las orillas aprovechando las sombras que los árboles arrojan sobre el río. Pocas se veían aunque eran truchas bastante buenas de más de 40 cm. Con toda la delicadeza y el silencio que podía intenté poner las pequeñas ninfas a su alcance pero no se fiaban de nada. Ninfas montadas en un 22 y con un 0,8 de bajo no fueron suficiente para convencerlas, incluso se asustaban solo con que las microninfas pasaran cerca de ellas...


Localicé de nuevo una buena corriente, profunda para como estaba el río, en la que estuve bastante rato probando con perdigones intentando librar el bolo, pero nada, absolutamente ningún signo de que hubiera truchas allí, aunque seguramente estaban. Asumí entonces la realidad de que había escogido el peor día posible para intentar sacar truchas en ese río. Con la lección aprendida recogí el campamento y vuelta para casa con una cura de humildad que no nos viene mal de vez en cuando.

10 comentarios:

  1. Bueno, este años es complicado. Yo ya no se ni los bolos que llevo. Los estreamers son muy chulos y con esos ojos seguro que pescan boca abajo con menos enganches. Un abrazo y otro día será mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Antonio, todavía tengo días de vacaciones y seguiré intentándolo!

      Saludos!

      Eliminar
  2. Pues regrese el sabado 12 pero a fianles de julio pase por barrios de Luna y aunque el embalse ya habia bajado bastante seguian soltando agua.Pensaria que asi hacen hasta principios de sept. asi que no entiendo lo del caudal mermado y el de Selgas parecia estar a tope.saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Farioreo, ese día según el SAIH había 4 m3, supongo que los canales se llevaran mucho. Al día siguiente volví a mirar y ya bajaban 9 m3... Pillé mal día.

      Un saludo!

      Eliminar
  3. Todos los días no conseguimos engañarlas pero solo el verlas acercarse a la mosca te pone el corazón a mil. Es lo curioso de los peces, porque igual vas al día siguiente y comen como locas.
    Un artículo muy chulo.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aitor, esto de la pesca es así, hay días que parece que no hay peces (no es el caso porque si que había pero no querían jeje) y otros no te lo crees lo bien que se da, habrá que seguir!

      Un saludo!!

      Eliminar
  4. Los bolos son gajes de nuestro oficio... no nos gustan pero muchas veces nos enseñan mas que dias de muchas y buenas capturas... suerte para la proxima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ander, está claro que cuando las cosas se ponen difíciles uno afina más y al final es aprendizaje.

      Eliminar
  5. Una pena Mario! Los bolos siempre tienen ese punto capaz de desesperarnos un poco. Al menos pudiste poner a prueba esos Streamers y moverlas en una jornada muy complicada. En mi caso los Streamers son aún mi tarea pendiente, creo que pueden dar muchas alegrías, pero a la hora de la verdad siempre tiro de ninfa o seca... probablemente por no tener que andar con otro bajo o bobina preparada...

    Un saludo!
    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo todavía tengo esa asignatura pendiente y tal y como estaban las cosas me pareció que era el momento, habrá que seguir intentándolo!

      Un saludo David!

      Eliminar