jueves, 31 de agosto de 2017

Menudo agosto...


Durante estos últimos días del mes de agosto he realizado varias salidas de pesca que realmente tienen poco que contar, ya no por lo corto de las jornadas si no más bien por la apatía de las truchas. Por eso he decidido resumir estas jornadas en una sola entrada.

En la primera nos acercamos Jesús y yo a las orillas del río Porma, los caudales acompañaban y el día era magnífico aunque demasiado caluroso. El Porma ha estado con caudales muy pescables debido a que no han soltado las barbaridades que sueltan todos los veranos debido a la sequía. Las truchas muy apáticas, sin rastro de ellas en toda la mañana salvo un par de revolcadas. Después de comer conseguimos la primera captura, se trataba de una boga que tomó las ninfas, imaginad como estábamos afinando con las ninfas para haber conseguido clavar un boga de ese tamaño... A los pocos minutos y en la misma postura conseguíamos librar el bolo con una pequeña trucha. El día no dio más de si, no volvimos a tocar nada en el resto de la tarde. Absolutamente increíble.




A los pocos días me animé a visitar de nuevo el Carrión, me había quedado con ganas de más la última vez pero ahora pescando en tramo libre. Al igual que la jornada del Porma, truchas muy apáticas, poco calor en un día soleado con brisa. Por la mañana pescando a seca fui incapaz de conseguir que ninguna trucha tomara la mosca, alguna efémera se veía por el río pero nada, cero actividad, parecía un río muerto. Después de comer decidí poner las ninfas para librar el bolo (odio pescar a ninfa en este río...) y por lo menos logré engañar a tres preciosas pero pequeñas pintonas. Muy sorprendido ya que el caudal era ideal, la temperatura perfecta y de nuevo nada, otra jornada frustrante.




En la última ocasión fui al río Órbigo y al llegar me encontré con esto:


No me lo esperaba sinceramente pese a las tormentas del día anterior, no imaginé que hubieran sido tan abundantes, tampoco al ver los datos del SAIH sospeché nada raro ya que el caudal era el normal que venía teniendo los últimos días. El caso es que no podía hacer nada allí así que de vuelta a casa me acerqué un rato al río Tera. Allí el caudal muy bajito no permitía gran cosa, pero todo seguía en la misma línea: actividad cero y eclosión cero. Al menos conseguí un par de capturas con la ninfa en las zonas más movidas.


Entre estas jornadas me acerqué un día por la tarde a los barbos, también muy duros, pero sabiendo que están por las orillas y con un poco de paciencia consigues que alguna vez se coman tus insectos de foam. 




Decepcionante mes de agosto en cuanto a pesca, truchas muy duras, caudales muy bajos, eclosiones inexistentes... Casi ya poniendo la vista en la próxima temporada aunque intentaremos salir algún día más antes de que termine.

8 comentarios:

  1. Quizás haya sido la tónica general. Caudales muy bajos. Esperemos que haya sido algo puntual.
    El próximo año espero poder conocer alguno de los ríos que nos presentas aquí, pescando truchas a mosca. Eso sí, primero toca informarse de la legislación, no vaya a ser.
    Saludos y enhorabuena por esos barbos tan chulos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josiño, la verdad que hablando con algún compañero de por aquí tampoco ha sido un mes para tirar cohetes... Pues Josiño cualquier cosa que necesites saber aquí estoy para lo que necesites,

      un saludo!

      Eliminar
  2. A mi me pasa lo mismo, tras pescar algunas jornadas este agosto aún no he puesto ninguna entrada en el blog por que no se que contar. bolo tras bolo y el dia que no es bolo son dos pequeñitas.
    Un año muy malo. El peor que recuerdo. En fin. aguandar lo que queda y tener fe en la próxima temporada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encima ríos que en estas fechas te lo pasas bien pescando a seca no han dado nada, espero que haya sido consecuencia del estío porque a principio de temporada en muchos de estos sitios se dio bastante bien,

      Un saludo!

      Eliminar
  3. Bueno, no desesperes Mario, lo mismo te podría contar de las dos últimas jornadas, seguro que la excasez de agua y los calores extremos han tenido que ver en mi caso. Al menos tocasteis peced, yo me comí un bolo y casi otro. Ya te resarcirás!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Antonio, realmente da la sensación de que las truchas están muy a la defensiva, caudales cortos y días muy claros hacen que no se fien de nada... A ver para la próxima si hay más suerte.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Aqui tambien ha sido un desastre agosto, pasamos de apenas agua a riadas, un verdadera odisea sacar peces que no sabian ni por donde andaban. Por lo menos con teson y paciencia algo has rascado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos he tenido un poco de suerte y algo he sacado, un mes muy malo en todos los ríos aunque igual yo tampoco he sabido adaptarme a estas condiciones de bajos caudales...

      Saludos!

      Eliminar