lunes, 30 de julio de 2018

Días de mosca


Ahora son buenas fechas para acercarse al río Carrión. Ofrece muy buenas posturas para pescar a seca y, aunque las capturas tienden a ser de pequeño porte, el entretenimiento en las horas centrales está garantizado.

Nos acercamos a este precioso río con la idea de pescar el tramo central del día ya que por compromisos tenías volver pronto por la tarde. La jornada se desarrolló entre las 10 y las 16 horas sin mucho calor, con muchas nubes y una brisa bastante agradable.


Comencé a pescar en una tabla lenta donde en estos primeros momentos se cebaba alguna trucha mientras Jesús intentaba quitarse el bolo por la vía rápida con unas pequeñas ninfas en la zona de corriente, cosa que consiguió a los pocos minutos. Las truchas de la tabla estaban complicadas pero conseguir engañar a un par de ellas y llevar por lo menos una a la sacadera con un pequeña efémera oscura montada en un 20.


Llegando a las zonas más rápidas y con abundantes ranúnculos que en ciertos puntos cubrían bastante parte del agua, opté por poner un pardón de buen tamaño, sobretodo para verlo bien. Las truchas al principio perezosas no estaban muy por la labor pero poco a poco se fueron animando. Fallé y perdí muchas truchas en la clavada y lo achaco al gran tamaño del anzuelo y a las pocas dimensiones de los peces. Con algunas capturas ya en nuestro haber fuimos a comer el bocadillo pronto para poder pescar un buen rato hasta las cuatro.



Fue en este tiempo cuando la actividad de las truchas aumentó siendo el tricóptero de ciervo el gran protagonista. Buscandolas por las orillas y entre los canales de los ranúnculos se conseguían subidas relámpago que te hacían estar muy atento. 




Fueron muchas las que perdí ya que era tomar la mosca y huir como una exhalación hacia su escondite bajo las algas. Esto provocaba que en muchos casos perdiera la captura al quedar enredado el hilo entre las algas, sobretodo las de mejor porte. En general la pesca fue al agua, salvo alguna ocasión en la que si pude ver alguna cebada previa.

En la primera parte del día se observaron varios ejemplares de Ephemera danica volando por el río. Las moscas no fueron especialmente abundantes durante la jornada pero sí que se dejaron ver algunos tricóptero, bétidos y efémeras del género Ecdyonurus.
Fue la mejor hora sin duda y realmente nos dejó un buen sabor de boca pese a lo corto de la jornada.

4 comentarios:

  1. ¡¡Qué belleza de río!!
    Y sus moradores también, por supuesto.
    La verdad es que tenéis una joya de cauces fluviales.
    Disfrutad de ellos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que somo afortunados de tener buenos ríos cerca, a ver si entre todos conseguimos que duren muchos años...

      Saludos!

      Eliminar
  2. Pues muy bien.Pensaria que con la riada de Compuerto o estarian cubiertas con mas agua o se hubiera llevado muchas la riada.Estabaias por encima o debajo de saldaña? estuve por leon con mi hijo y la verdad que no cojio muchas...habia gente pero si mas grandes de 30 a 45 cms que nunca.Hoy voy a por reos al cares y cuelgo la caña.El 11 regreso a usa ,saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta eso de "Jesús intentaba quitarse el bolo por la vía rápida"... me veo reflejado totalmente :D
    Primero salvar el bolo, y luego a disfrutar... jajaja... En realidad hago esfuerzos por quitarme ese "estigma" de encima... ese de "salvar el bolo"... pero es cierto que a primera hora apuesto 100% a ninfa, salvo que vea cebadas.

    Buena crónica y truchas!

    ResponderEliminar