sábado, 11 de agosto de 2018

Recompensas


Por fin, y después de mucho tiempo intentándolo, tuvimos la oportunidad de poder pescar el EDS de Santa Marina en el río Órbigo. No son las mejores fechas para acercarse a este río pero el día pintaba a que iba a ser bueno.

En esta ocasión quisimos madrugar para aprovechar el día al máximo. A las 8:30 ya estábamos en el río tanteando las buenas tiradas que ofrece el río. Bastante frío en estos primeros instantes aunque eso no era inconveniente para que las primeras truchas atacaran nuestras imitaciones. En una gran poza revolcamos una par de pintonas y Jesús conseguía clavar algo grande en la zona más profunda. No conseguimos llegar a verla en ningún momento y termino rompiendo el hilo por el codal del segundo perdigón. Una pena ya que parecía un pez excepcional.

Seguimos pescando un rato pero solo conseguimos algún ataque tímido que no logramos materializar. Almorzamos algo en el coche y nos fuimos a otra zona esperando más suerte. Las truchas no estaban muy activas y las pocas que entraban lo hacía de forma muy recelosa. 


Seguíamos pescando los tres a ninfa, pero con la vista puesta en la posible actividad arriba, cuando me pareció ver una trucha cebarse en medio de una tabla rápida al cobijo de una zona de algas. Lancé entonces el tricóptero con la fortuna de que la trucha lo tomó franca ofreciendo una muy buena lucha. Fue el turno de Sergio, otra muy buena trucha se volvió a cebar en la misma zona de algas pero en este caso se marchó con la mosca.



De vez en cuando te encontrabas con buenas truchas cebándose de forma inusualmente activa en zonas apartadas de lo que son los lances habituales. En una pequeña corriente de una ramal del río conseguí clavar de nuevo otra con el tricóptero de ciervo que tan buenso resultados está dando este año, pero de nuevo, tras una breve lucha y por culpa de la falta de espacio, logró zafarse de la mosca. Dimos entonces la mañana por concluida y nos fuimos a comer tranquilamente al pueblo para retomar la pesca ya por la tarde.

Con el sol golpeando menos, volvimos a la actividad buscándolas inicialmente en las zonas de corriente ya que la actividad arriba era inexistente. Vimos una zona de buena corriente bastante profunda en la que insistimos bastante hasta que varias truchas se decidieron a comer algo de lo que les enseñamos.




La tarde se apagaba y era momento de poner la vista en las tablas para buscar la más que posible actividad durante el sereno. Las cebas comenzaron tímidas pero poco a poco se fueron volviendo más abundantes. Comían muy lento lo que nos hizo fallar muchas subidas por precipitación, alguna se revolcó pero siempre había alguna cercana a la que lanzar las moscas. Al filo del anochecer Jesús por fin conseguía engañar a una de estas resabiadas truchas con un barón rojo, y al minuto, yo hacía lo propio con una emergente de rhodani.


Las truchas ofrecieron una fantástica pelea, complicada porque era casi imposible ver lo que estabas haciendo por la falta de luz, pero al final, y no sin paciencia, conseguimos llevar ambos ejemplares a la sacadera.




No dió más de sí, la noche se hizo en cuestión de minutos y nos volvimos al coche satisfechos de haber podido disfrutar de un buen sereno, algo corto, pero intenso. Las truchas estuvieron muy poco activas durante todo el día, no se observaron apenas moscas volando por el río salvo algunos tricópteros en varios momentos. Aún así tuvimos la suerte de disfrutar de un gran día en cuadrilla como hacía mucho, capturando buenos ejemplares, yo creo que más por la densidad de peces que por nuestra pericia.


4 comentarios:

  1. Una jornada buena con pintonas preciosas.
    Llevando dos cañas, alguno pensará en una antena de televisión de las antiguas jejeje.
    Que siga la racha en cada río.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues efectivamente íbamos de antenistas jajaj La verdad es que te da muchas opciones y en este ocasión dio sus frutos. Eso esperamos que siga la racha, no se está dando mal el verano.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Felicidades por la jornada, menudas truchas, son grandes y sobretodo preciosas. además las fotos son chulisimas, seguro que dignas del lugar. un abrazo y a seguir dandole a la linea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose Antonio, es un gran escenario con muchos peces, con la suerte de cara puedes pasar un día increíble,

      un saludo!

      Eliminar