domingo, 14 de octubre de 2018

Despedida de la temporada en el Porma


Última jornada de esta temporada 2018 tan irregular. Prácticamente toda la primavera ha estado muy condicionada por los altos caudales llegando los mejores días ya en junio, julio e incluso en agosto. Este tramo final también ha sido irregular con días con muchísimas capturas y días en los que ha costado librar el bolo.

Para despedir la temporada elegimos el coto El Condado II, un coto que solemos visitar todos los años y que pocas veces lo conseguimos pescar en su óptimo de caudal. Quizá en esta ocasión es la vez que más bajo lo hemos encontrado, además el día estaba muy fresco con algo de viento durante casi todo el día.

En los primeros pasos elegimos algunas corrientes lentas para pescar a ninfa y las zonas de pozo donde probar suerte con los streamer. La primera captura llegó rápido, una pequeña trucha que no dudó en tomar el perdigón aguas abajo. 


A los pocos minutos Jesús conseguía clavar una espectacular fario que pude ver, bien de cerca, como se retorcía al ser prendida. Una trucha que sobrepasaría los 60 cm. sin problema y que en la lucha consiguió romper el 0,12. En río aquí tiene muchas losas de piedra con muy buenos escondites que no dudan en utilizar provocando que los delicados hilos se corten a las primeras de cambio. Seguimos pescando y en esta ocasión Jesús conseguía sacar de las profundidades otra gran truchas gracias al estreamer, lo persiguió pero no terminó de comerlo bien; lancé entonces las ninfas por la zona en la que había desaparecido, noté tensión en lo más profundo del pozo y allí estaba, serpenteando esta magnífica trucha arcoiris que no nos puso las cosas nada fáciles.


Seguimos pescando por tanto a ninfa ante la nula presencia tanto de mosca como de actividad arriba. Estaban duras realmente y no conseguimos ninguna captura más durante la mañana, el poco caudal condiciona demasiado su actividad y, por lo que pudimos observar en el SAIH, esa bajada se había producido recientemente.



Tras una comida agradable que nos sirvió para retomar fuerzas afrontamos la tarde en otra zona del coto con la esperanza de tener más suerte. Los pequeños perdigones conseguían levantar de vez en cuando alguna pequeña trucha de las zonas de corriente aunque a un ritmo que hacía pensar que los peces no querían saber nada. Apenas se pudieron ver un par de pardones y alguna que otra pequeña efémera volar por el río junto a las abundantes moscas pitillo.





También estuvimos probando a seca en estas zonas de corriente y en las tablas pero sin resultado, hubiera estado bien despedir la temporada con alguna captura arriba pero no fue posible, este tramo final del año ha sido muy complicado a seca con muy poca mosca, al menos los días en los que hemos estado nosotros en el río.

Leccinum duriusculum, boleto del álamo.
Ahora vuelve la rutina invernal de todos los año, los aficionados a otros menesteres como la caza y la micología podrán suplir la ausencia con sus actividades también ligadas a la naturaleza. Hay que ir pensando en organizar las cajas de moscas, perfeccionar esas moscas que nos han dado mejor feeling y crear otras nuevas para probar el próximo año.

2 comentarios:

  1. Pues algo es algo y ademas otro agrdable viaje al rio en buena compañia.Si ,sin duda,si de repente el caudal baja considerablemente ,por regla ellas desaparecen.tambien lo contrario es cierto si esta bajo y empieza subir se vueleven locas.Hasta la proxima ,salud a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvimos un poco de mala suerte en ese sentido, pero bueno fue una despedida bastante buena de la temporada. Ahora toca preparar las cajas.

      Saludos!

      Eliminar