viernes, 21 de junio de 2019

Expectativas


Visitar por primera vez un nuevo escenario de pesca siempre hace que renovemos nuestro optimismo  en esto de la pesca creciendo la expectativa según se van acercando la fecha.

Unos cuantos días antes empiezas a tantear por donde pueden ir los tiros a sabiendas que el lugar elegido es de lo mejor que se puede pescar hoy por hoy. Y aunque no sea así, yo creo nuestras expectativas siempre van a ser altas en el momento de enfundarnos el vade, no puede ser de otra manera.

Gracias al buen número que tuvimos en el sorteo este año pudimos elegir Zapardiel de la Ribera en una fecha inmejorable para un año promedio, 15 de junio. En esta fecha las posibilidades de pescar el Tormes en Gredos en óptimas condiciones son altas, pero la variabilidad del clima en la Península de un año para otro hace que para una misma fecha las condiciones de un mismo río no tengan nada que ver. El caudal se presentaba muy corto, la nieve ha desaparecido de los picos y el cielo no pone ningún obstáculo a un sol ya con mucha fuerza. Un cóctel con el que cualquier pescador ya sabe que lo va a tener difícil.


Primeros instantes de la mañana pescando con pequeñas ninfas y perdigones que no daban resultados, apenas cuatro ataques tímidos por parte de las truchas que no conseguías clavar. En un buen pozo, y tras insistir bastante, conseguí engañar una de muy buen tamaño para lo que es este tramo pero la perdí prácticamente cuando la tenía en la mano. Mucha rabia ya que la mañana estaba siendo muy frustrante. 

Las corrientes entre las piedras, las zonas de refugio tras las rocas... Todos los puntos que piensas como pescador que puede tener truchas, este río las tiene, pero la apatía por su parte ya nos empezaba a poner bastante nerviosos. Las truchas estaban claramente fuera de postura, casi salían de los pies al avanzar por el río, señal de que estaban a refugio. Jesús decidió entonces poner un trico al final de la mañana cambiando un poco de tercio; fue así como consiguió la primera del día en la sacadera.



Tras una mañana decepcionante en cuanto a pesca, sobre las 13:00 nos fuimos a comer a Hoyos del Espino junto con la familia que nos había acompañado en este fin de semana. No pudo faltar un buen chuletón de la zona que en tan agradable compañía hizo que nos dieran las 16:00 de la tarde rápidamente.

Volvimos al río para buscar una mejor suerte por la tarde. Jesús volvió a insistir con las ninfas mientras yo me decante por pescar únicamente a seca. Utilicé dos moscas con resultados parecidos: esta imitación de Ecdyonurus sp. y esta de pardón. He de decir que la de pardón sí que levanto varias truchas al final pero me costaba mucho verla al tener poco contraste con el fondo. Las truchas subían rápidamente y era difícil clavarlas, muchas tan pequeñas que las sacabas literalmente del agua.





Como digo, pescando las zonas más querenciosas a las que me refería antes conseguías subidas, pocas pese a la densidad de peces, pero que por lo menos sirvió para resarcirme un poco. Por su parte Jesús también consiguió varias truchas insistiendo mucho con las ninfas.


Muy poca mosca se vio volando por el río, algunos ejemplares de Ecdyonurus, pero como digo muy pocos individuos.

El día antes al atardecer pudimos ver bastante cantidad de estas moscas, se trata de Habroleptoides nervulosa, un efémera con la que nunca me había encontrado y que en el día de pescar el coto no se dejaron ver.
Con el sol ya cayendo decidimos poner punto y final a la jornada, la actividad era inexistente en superficie y el cansancio ya hacía mella. Muy decepcionante la pesca en este día, principalmente por las condiciones del río ya que truchas tiene y muchas, de ahí las expectativas iniciales. 


Expectativas que cumplimos sobradamente en el resto de fin de semana que pudimos disfrutar en este entorno tan espectacular como es la cara norte de Gredos.

2 comentarios:

  1. Que preciosidad de rio!!!! Por lo menos pudisteis engañar algunas y un chuleton es siempre bienvenido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Ander, el Tormes aquí es una pasada, truchas al final sacas porque hay muchas... pero vale la pena disfrutar de todo lo que rodea a la pesca que no es precisamente solo sacar peces.

      Saludos!

      Eliminar