lunes, 27 de abril de 2015

¿Futuro?


Fin de semana pasado por agua pero decidimos bien y tuvimos suerte, creo que estuvimos en la única zona del norte de Castilla y León donde no llovió en el día de ayer. 

Todos los años solemos visitar el río Tera, es un río muy cambiante, con tramos que no tienen nada que ver entre sí, alterna tablas lentas con rápidas, brazos, pozas... cualquiera que llegue de nuevas seguramente piense que, a priori, es un río con opciones. 

sábado, 25 de abril de 2015

Eclosiones


Por fin parece que empiezan a tener actividad arriba. Las aguas empiezan a templar su temperatura lo que provoca grandes eclosiones de bétidos y leptoflébidos, incluso los tricópteros más adelantados ya revolotean por la superficie de algunos ríos. 

Que gran satisfacción volver a tener un buen día de pesca arriba. Truchas nobles.




domingo, 12 de abril de 2015

Aguas frías


Ante la incertidumbre de como vendrían los ríos debido a las lluvias de esta última semana, tuvimos dudas hasta el último momento de cual sería nuestro destino. Al final nos decantamos por el río Órbigo a su paso por Villanueva de Carrizo.

lunes, 6 de abril de 2015

De pesca por el Saja

Este año nos tocó el gordo en Cantabria, pues solo había veintiuna solicitudes por delante de nosotros. Todos los años pescamos otras zonas de Cantabria pero este año era obligada la visita al mítico coto de Caranceja. La gente nos aconsejo cogerlo pronto ya que estos ríos se quedan cortos de agua rápido así que con este grandioso número lo cogimos para el tercer día que se pescaba. Las expectativas eran inmejorables ya que iba hacer muy buena temperatura, pero era todo demasiado bonito, algo tenia que fallar.

Decidimos ir el día antes y hospedarnos en Casar de Periedo ya que está en el mismo coto. Llegamos por la tarde, dejamos las cosas en el hostal, que por cierto, recomiendo a todo pescador, es un sitio barato y muy confortable; además de la buenísima atención. Se llama "La Casería" para el que quiera visitarlo alguna vez. Tras acomodarnos, fuimos al río y ¡zas! Lo que sólo podía fallar: río cargado de agua y puro hielo.